Descripción del Programa

 

Las emergencias enfrentadas por los residentes en la isla, sean éstas causadas por fenómenos naturales o de otra índole, destacan la necesidad de llevar a Puerto Rico a un nivel de resiliencia que nos permita atender las deficiencias de infraestructura y respuesta con sentido de urgencia.

Los Huracanes Irma y María causaron daños catastróficos a través de todo Puerto Rico. Los estimados preliminares establecen que alrededor de 250,000 propiedades sufrieron daño a causa de las tormentas. De éstas, alrededor de 85,000 a 90,000 estructuras habían sido construidas de manera informal es decir, no habían sido construidas en cumplimiento con los códigos de construcción.  Igualmente se estiman entre $110 millones a $460 millones, los daños causados por los recientes terremotos en el sur de la isla.

La Junta de Planificación, en conjunto con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (“FEMA,” por sus siglas en inglés) se encuentra en la fase de implementación de un proyecto de mitigación de riesgos que enfoca en reforzar el cumplimiento con los códigos de construcción (Code Enforcement) con el objetivo de Puerto Rico que pueda alcanzar la resiliencia estructural que les acerque al cumplimiento necesario para no tener obstáculos de acceso a la asistencia federal y programas de apoyo en caso de un desastre, les brinde la oportunidad para reconstruir de manera más segura y atienda las deficiencias o vulnerabilidades en cada comunidad.

La intención de este esfuerzo es prevenir y reducir la posibilidad de que la infraestructura de la isla enfrente nuevamente la misma magnitud de daños y devastación que experimentó en el 2017 y la que enfrentó con los sismos recientes.

La subvención permite a la Junta de Planificación y a la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe) enfocar en varios aspectos del sistema de permisos y el cumplimiento con los reglamentos vigentes y los códigos de construcción.  Estos aspectos son:

  • Reforzar los recursos humanos para atender el incremento en el volumen de solicitudes de permisos y querellas con 336 nuevos puestos.
  • Optimizar la infraestructura tecnológica para la recolección de datos acorde a la demanda de servicios y proveer una estructura de intercambio de información efectiva que apoye el resguardo de datos con la seguridad y capacidad necesarias.
  • Brindar la capacitación requerida a personal nuevo y existente, profesionales autorizados, personal de municipios autónomos, oficiales, jueces y abogados, así como líderes en comunidades para promover sus capacidades y promover efectivamente el cumplimiento de las normas y regulaciones locales relacionadas con la aplicación de los códigos de construcción.
  • Fomentar un programa de educación comunitaria que provea a los individuos y comunidades las herramientas necesarias para cumplir con los códigos de construcción vigentes y estar mejor preparadas ante eventos naturales o catastróficos.
  • Aumentar la recopilación y el intercambio de datos entre las agencias con el objetivo de fortalecer los sistemas de planificación y permisos, para proporcionar mejores datos al momento de evaluar los riesgos ambientales que afectan la vida y la propiedad.
  • Procurar y expandir un grupo de trabajo permanente que pueda proveer a la JP y la OGPe la asistencia necesaria para apoyar a los ciudadanos en las tareas de mitigación de riesgos y el cumplimiento con el código de construcción. A su vez, crea un sistema de registro de recursos expertos para uso durante emergencias y para las operaciones cotidianas.

Mediante esta iniciativa, agentes de permisos y otros profesionales recopilarán información actualizada a través de inspecciones físicas y a distancia de las propiedades en cada comunidad. Estos datos ayudarán a obtener información vigente del estado de las estructuras que permita identificar las áreas de necesidad y cumplimiento.

Estos datos les acercan a los ciudadanos al cumplimiento necesario para no tener obstáculos de acceso a la asistencia federal y programas de apoyo en caso de un desastre. Les brinda la oportunidad para reconstruir de manera más segura y tomando en cuenta los cambios en su entorno.

Este proceso permitirá además, orientar a las familias y comunidades sobre el estado de la infraestructura en cada municipio y proponer o coordinar mecanismos de apoyo para asistirles en el proceso de transicionar sus propiedades para convertirlas en estructuras más seguras, resilientes y sustentables. Los datos recopilados permitirán a los municipios diseñar, atemperar o mejorar sus planes de manejo de riesgos y emergencias, sin que ello represente un costo en sus arcas.

El programa que tiene una duración de cinco años persigue lograr que Puerto Rico alcance la resiliencia estructural, mediante un proceso sensible a las necesidades de los ciudadanos, sin penalizar sus precariedades sino asistiéndoles para superarlas convirtiéndose en gestores de un mejor futuro.